« Atrás

El Vishing o estafas telefónicas. Vol II.

Soy el téncico aleatorio de la compañía de tu ordenador y necesito tus datos porque tienes virus en tu dispositivo.
 
Vale, a veces todos nos hemos metido a buscar algo en páginas de dudosa reputación y nos han saltado miles de pop-ups como: "Paco el fontanero quiere conocerte" o "Un rey aleatorio del país de la gominola quiere donarte toda su fortuna, a ti, precisamente". 
 
Pero no todo es tan gracioso como parece, aún a día de hoy, muchos usuarios caen presa de este tipo de engaños, y pueden hacerte muchísimo daño. Como ya te comentamos antes, no proporciones datos personales en llamadas en los que "ellos te llamen a ti".
 
 

Nadie puede quitarte un virus a distancia.

 

Los casos de ransomware (no confundir con ramonware) en los que un software malicioso afecta a un ordenador bloqueando el acceso a sus datos y que sólo pueden desbloquearse abonando una cantidad de dinero afectan principalmente a grandes empresas y jamás de los jamases se les pasaría por la cabeza abonar ese importe, porque saben que se quedarían sin dinero y sin datos.

Si esto te llegara a pasarte como usuario, da los datos por perdidos. No pienses por un instante que vas a recuperar los datos tras abonar la cantidad con la que te chantajean, y por supuesto, no descartes que puedan robarte más dinero incluso si les das tus datos

¿Te acuerdas del caso que dijimos al principio? Soy el téncico aleatorio de la compañía de tu ordenador y necesito tus datos porque tienes virus en tu dispositivo.

A no ser que tenga a niveles informáticos el brazalete de Thanos o la varita mágica de Mickey Mouse, nadie puede desbloquearte un virus a distancia o hacerte que el ordenador vaya más rápido, sobre todo dando tus datos bancarios.
 
 

No des tus datos bancarios ante la más mínima duda.

 
Ante la situación de que alguien te llame y te pida los datos bancarios para cualquier gestión (recobros, etc) tienes el derecho de preguntarles sobre el por qué tienen tus datos.
 
Si te huele mal, no dudes en acudir al correo o teléfono de atención al cliente de la empresa donde te contacten, exponles la situación y que te desmientan si por ejemplo, tienes de verdad alguna una factura o pendiente de abonar.
 
 

Papá Noel no existe.

 

Desgraciadamente, pocas cosas son gratis en esta vida, y nadie completamente aleatorio y que no conozcas de nada va a ser lo suficientemente filántropo para abonar una cantidad de seis ceros en tu cuenta bancaria. Jamás, des tu IBAN o cualquier otro dato sensible ante estos casos por mucha tentación que tengas.

 

Comentarios

URL de Trackback
NUESTROS USUARIOS MÁS ACTIVOS
Mostrando 1 - 10.
LA COMUNIDAD AL COMPLETO
TWITTER